LA CONDUCTA DE CANO ESTREMERA

Por: Alexis Méndez

REFLEXIONANDO ESTA MAÑANA

Hace tiempo que vengo observando la conducta ofrecida por Carlos “Cano” Estremera en los escenarios. La misma ha tenido una respuesta alcahuete, por parte de públicos que han confundido la rima por la rima, y el despliegue de vulgaridad, con el verdadero soneo.

Ser un buen sonero es más que sacar a flote el morbo, y aunque Cano ha manifestado condiciones de ser uno de los buenos, lleva años mareado, mal enfocado y desatinado, olvidando que el público merece respeto y que él debe respetarse.

Los chicos malos nacen bajo una circunstancia determinada, cosa que este interprete nunca ha entendido, y ha vivido de espalda a su verdadero talento, queriendo adoptar una pose que, a mi entender, siempre lo ha convertido en caricatura.

Afortunadamente, después de muchos años, encontró de frente al público más salsero del mundo: los caleños. Estos lo han enfrentado y le han restregado un “basta ya”, ventando estos insultos que llevan mucho tiempo siendo el eje central de su propuesta en vivo.

En su disculpa Cano asegura que ha querido experimentar con un estilo que mezcla la salsa con el sentido urbano del reggaetón. Yo siento, que viniendo de la generación que viene, su experimento ha sido largo hasta el cansancio. Ojala y lo sucedido le sirva de lección, y que vea la posibilidad de impresionar y hasta provocar al espectador sin recurrir a las malas palabras. Que lo intente y demuestre que es el sonero que muchos dicen que es.

Fuente: http://musicamaestrord.blogspot.com/

cabecera 2013 2 2