VICTOR MANUELLE

Buen clima sonoro en reunión salsera de Salsoul

Fuente: Elvocero.com

La escasa fanaticada no desmereció las actuaciones de los cantantes.

Las presentaciones musicales fueron buenas mas no así la asistencia, aunque para los pocos cientos de fanáticos que se arrimaron al espectáculo “Salsoul… el evento” bastó el rítmico sonido de la orquesta, dirigida por el maestro Elías Lopés, y la concurrencia de los vocalistas para bailar y disfrutar la velada.

Aunque la invitación al concierto tuvo el empuje publicitario de la estación Salsoul, considerada entre las de mayor alcance en la isla, y pese a la presencia de cantantes con arraigo nacional, el público salsero pasó por alto la convocatoria, restándole donaire al desfile artístico que se conglomeró la noche de ayer.

La escasa fanaticada no desmereció las actuaciones de los cantantes, quienes discurrieron ininterrumpidamente por la tarima del Coliseo de Puerto Rico desde las 8:30 de la noche.

El locutor Alí Warrington y la merenguera Gisselle, dos de los talentos más sonados de Salsoul, asumieron la tarea de conducir las participaciones musicales que iniciaron con los grupos Otra Nota y N’Klabe, que asumieron la representaron de la nueva generación salsera.

Sus interpretaciones fueron notables, aunque lejos de igualar la fuerza y el carisma de los veteranos de la salsa que concurrieron al evento, hecho que se evidenció en el ánimo de los bailadores.

El clima sonoro comenzó a tomar vuelo con la entrada a escena de Héctor Tricoche, que arrancó su actuación con el clásico “Lobo domesticado”, un éxito que cultivó en 1987 bajo la sombra de la orquesta de La Primerísima de Tommy Olivencia.

Luego cantó “Mujer prohibida”, uno de sus primeros logros musicales en solitario, y “No me tires la primera piedra”, también de la cosecha del maestro Olivencia.

Domingo Quiñones fue la segunda gran atracción de la noche, dominando la escena con sus vocalizaciones de “Tú, cómo estás”, “No voy a dejarte ir” y “Se necesita un milagro”.

De inmediato apareció el dúo de Richie Ray y Bobby Cruz para rememorar sus años de gloria con “Agúzate” y “Sonido bestial”, “A mi manera” y “Mi bandera”, tema que intimó bien con la imagen de la monoestrellada que ondeó virtualmente a lo largo del evento en la pantalla que ubicó al centro del proscenio.

La parte final de “Salsoul… el evento” se reservó para Víctor Manuelle, el cual marcó sus primeros acordes con el tema “Si tú me besas”, seguido de “Ella lo que quiere es salsa”, “Ando por las nubes”, “Me llamaré tuyo” y un popurrí de sus viejos éxitos.

Para concluir, y como aderezo al concierto, el denominado “Sonero de la Juventud” unió su voz a Domingo Quiñones para cantar “Periódico de ayer”, composición de Tite Curet Alonso que, más allá de poner punto final al espectáculo, sirvió de homenaje a Héctor Lavoe, uno de los más importantes íconos de la historia de la salsa.

Los fondos recaudados en el concierto se destinarían a alimentar las finanzas de la Fundación Junior Soto, cuyo fin es apoyar nuevos talentos juveniles en la música y las comunicaciones.